miércoles, 14 de agosto de 2013

Travesía Playa del Gurugú 2013

Tenía planeadas dos travesías en la zona de Castellón aprovechando mis vacaciones en Benicassim, aunque al final sólo hice esta.

Por mencionar la que no hice que era una semana más tarde (travesía playas de Benicassim) decidí no salir viendo que la organización de la prueba era prácticamente inexistente. No había chip, ni gorro, ni recorrido claramente delimitado, ni casi participantes. Ante el panorama desolador y la bandera amarilla decidí no salír.
Volviendo a la travesía del Gurugú, recogí dorsal, dejé el petate en el guardarropa y me subí al autobús de la organización que te llevaba a la salida.
Allí había sombra y botellines de agua fría para los nadadores. Muy bien por la organización.
El mar estaba graciosete, oleaje, bandera amarilla (curioso que de 15 días en Benicassim, los dos únicos días con mar picado y bandera amarilla fueran los dos días de ambas travesías), algo de calentamiento dentro para probar el agua y listo.
Después de varias tandas del autobús, la gente ya se disponía en la zona acotada de salida. Pero faltaba el paripé del día.

Se retrasaba la salida y es que venía un pirata en una balsa, entre la mierda de balsa y el mar picadillo no llegaba a la playa. Si no llega a ser por dos nadadores que le ayudaron, no llega.
Nos da una charla graciosilla antes de la salida y POOOOO!!.

Al agua, lo habitual, algo de follón, pero trato de mantener posición hasta llegar a la boya de giro. Creo que llego bastante bien, pero nadando en paralelo a la playa no voy muy cómodo. Me adelanta gente, creo que el nivel en general bastante alto.
El caso es que la travesía se me hace bastante corta acostumbrado a nadar últimamente distancias más largas.
Giro y a la playa, aprieto para ganar alguna posición y a meta donde me esperaban mi suegro y mi mujer.

Tiempo final 40'11''. Puesto 93 de 176. Mitad de tabla como acostumbro.
Avituallamiento muy rico y variado en meta y entrega de camiseta de obsequio.
En definitiva, travesía barata y muy bien organizada. Sin duda para repetir.

martes, 13 de agosto de 2013

84º Travesía Vuelta a la Escollera de Alicante

Segunda travesía del año a la que me animé a participar una vez no salí agraciado en el sorteo de la Travesía de Tabarca-Santa Pola. Era lo más parecido en distancia sin neopreno que encontré y que me cuadrara. Además por la misma zona lo que me permitía cuadrarlo con las vacaciones sin distorsionar demasiado. Otro aliciente era la participación de mi colega Héctor que se está haciendo asiduo a estas pruebas.

Me tomé la prueba con normalidad, el día anterior de viaje, check en el hotel y toda la tarde con amigos y sus hijos. Cena de pizzas y cerveza y a la cama. El Hotel estaba al lado de la salida con lo cual no tuve que madrugar. Quedé con Héctor en el Postiguet, recogimos el gorro y a esperar a la sombra.
Cuando quedaban 20 minutos nos preparamos, mochilas al guardarropa y tiramos a la zona de salida. La verdad es que es una sensación rara el hecho de tener que tirarte al puerto (hay un salto grande) a unas aguas presumiblemente sucias por los combustibles y rodeado de barcos, yates y embarcaciones.
No había muchos participantes, algo menos de 200. Esperando a la salida, no me daba la sensación de estar muy sucia el agua la verdad. Algo nervioso eso sí porque nunca había nadado 4.300 sin neopreno.

El caso es que antes de saltar al agua me había dicho una persona de la organización que íbamos a esperar a que el Kontiki (una barco que iba a Tabarca con un montón de viajeros) partiera, ya que estaba justo a nuestro lado. Mucha gente no debía saberlo porque como ya era la hora, al dar un bocinazo el barco la mitad de los nadadores lo interpretó como la salida y salieron echando leches... Como no se daban cuenta de que no era la salida, tuvieron que ir algunas embarcaciones y motos de agua de la organización a su altura para decirles que era salida falsa. Un buen apretón de 200 metros se llevaron. Una vez arrancó el Kontiki con las consiguientes coñas con los viajeros, saludos y demás.... se da la salida POOOO!!.
Sin agobios, hay espacio y no somos muchos, además me he puesto retrasadillo porque se vislumbraba bastante nivel. El caso es que veo que pronto muchos nadadores me sacan mucho espacio, mucho nivel. Tras los primeros 500 para ir ya hacia la escollera de salida del puerto me instalo detrás de un grupo de unos 5-6 siempre a la vista. Se nada cómodo y la travesía es larga. Al llegar al punto de giro de la escollera veo grandes bloques de cemento cerca, me asusto y rocas... supongo que no estarán tan cerca como me parece.
Al girar y salir a mar abierto se nota el oleaje, no es mucho, pero se me hace divertido y creo que me adapto mejor que otros nadadores que se tuercen mucho o alguno se para... el caso es que adelanto algunas posiciones en este tramo de unos 1.500 metros que se hace algo largo aunque voy fresco. Cuando ya se ve la playa al fondo aprieto pensando que ya está, pero tras 200-300 metros me doy cuenta de que la playa está bastante más lejos de lo que parece. La corriente es a favor pero estoy un poco liado porque hay boyas que no se si hay que pasar por derecha o izquierda o entre boyas... y cada nadador lo hace por un lado y vamos todos muy desperdigados. Una vez veo el arco de meta lo que hago es ir hacia él. En un momento como a 500 metros de la llegada me doy cuenta que estoy en una zona de rocas, las toco con las manos (me hago algún pequeño corte), las paso como puedo tocándolas con las manos y avanzando; una vez pasadas a lo que puedo hasta la meta intentando ganar alguna posición (2 o 3 ganaría). Toco tierra y feliz entrando en meta con mi mujer Marta esperándome para la foto de rigor.





Tiempo final 1h20'45'', puesto 83, mitad de tabla como habitualmente. Mención especial pero negativa al avituallamiento en meta con 4 cajas de fruta muy pasada que apenas nadie cogía (normal), coca cola en vasos y botellines de agua. Los últimos ya no tenían agua. Tampoco ningún detalle ni obsequio al participante. Yo creo que por 20 euros algo se podría haber hecho, pero bueno... Quitando estos detalles cutres, la travesía me pareció organizada y segura. Quizás repitamos algún año si cuadra.