domingo, 7 de julio de 2013

Travesía Pantano de Guadalest 2013

En la tradicional travesía que hacemos los colegas todos los años, cortesía de mi amigo Héctor que amablemente nos ofrece su casa de Alicante para pasar el fin de semana entre amigos, este año decidimos cambiar Sueca por Guadalest. Muchas ventajas, ya que cambiábamos mar por pantano (aguas más tranquilas), más cerca de casa y mucho mejor horario evitanto el madrugón, ya que se disputaba por la tarde.
Nos hacíamos a la idea por las fotos que habíamos visto que el entorno sería de montaña, pero no nos imaginábamos que tanto, una presa embutida entre montañas y pies de un pueblo al que hay que subir mucho para llegar. Entorno privilegiado. Aguas turquesas.


Villar, Eloy y yo

Tras aparcar en la angosta carretera de acceso al pantano vamos a secretaría y cogemos todo.
Miramos el mapa, parece claro, un rectángulo bordeando el pantano.
Bastante expectación de familiares y gentes que pasan el día por allí.


Después de prepararnos y guardar todo nos dirigimos a la pequeña plataforma de acceso; nuestro colega Iván que nos ha acompañado nos guarda las chanclas porque el terreno de acceso es pedregoso. La salida será desde el agua, vemos que todo el mundo se hace el remolón para no estar más tiempo del debido en el agua esperando. En algún triatlón esa espera además de proporcionar un mínimo desgaste, fundamentalmente te deja frío al estar parado.
El caso es que vamos para dentro, pero muchísima gente no quiere entrar, llevamos ya varios minutos y la gente sin llegar. Empezamos a estar fríos, a tiritar un poco y al estar mucho nadadores juntos algún golpe con brazos, piernas, codos al hacer los movimientos propios para flotar.
Sin aviso previo se da la salida, POOOOOO, me pilla totalmente de espaldas mirando hacia detrás, me giro y para delante. Curiosamente salida muy limpia.
Mucha gente ha quedado rezagada por la salida de improviso y me empiezan a pasar los buenos nadadores. Algún neopreno que se ha permitido para ironmaníacos, pero que no entran en clasificación. El caso es que pronto me empiezo a encontrar cómodo, veo bien las boyas y voy con mi ritmo y frecuencia de 4 ciclos antes de mirar hacia delante.
Al girar en la boya del fondo para atravesar el pantano, sorpresa corriente fuerte, se nota y mucho, sobre todo en el centro del pantano que va más fuerte.
Cuando se vuelve a girar para ir contra corriente, pues eso a luchar.
Tampoco se hace tan incómodo, estoy al principio detrás de algún nadador para no relajar, pero pronto no me convencen los ritmos y me veo fuerte, empiezo a adelantar gente, cuando quedan 200 metros para el último giro antes de dirigirnos a meta, veo que estamos un grupo de unos 15 bastante juntos y digo, voy a llegar el primero a la boya, a tope... y creo que lo consigo, giro el primero y con las fuerzas restantes hasta la meta que se aborda uno por uno, ya que no hay espacio, con la ayuda de un voluntario que te hace sortear las rocas en la llegada.
Tiempo final 53:13 para 2.650 metros. Puesto 126 de 284 finalizados. Satisfecho.

Villar y Eloy también contentos con 56 y 59 minutos respectivamente.
Bonita travesía, bonito entorno y animada competición.
Posiblemente se pueda volver a repetir.

1 comentario:

  1. Muy bien crack, vaya color de agua. Qué envidia. Al final me voy a quedar con las ganas de que hagamos juntos alguna travesía acuática chula....
    Paulus

    ResponderEliminar