martes, 21 de mayo de 2013

Ironman Lanzarote 2013


Una vez contadas las condiciones en las que me encontraba con mi caída del domingo en la anterior entrada, empiezo a contar desde el viaje a la isla del fuego y el viento.
El miércoles me levanto a las 06.00. El avión sale a las 10.00.
Muy dolorido, he pasado muy mala noche por los nervios y porque estar recostado es lo que más me duele.
Pero veo que me levanto peor que los días anteriores, lo cual es muy mala señal.
Apenas puedo cargar con la mochila que lleva todos los tratos para el ironman.
Estoy nervioso, triste, desmoralizado, mi participación pende de un hilo.
Dejo el coche en el parking del trabajo y pillo el bus del Hilton al aeropuerto, allí coincido con mis compis Paulus y su mujer, Alfonso, Yaga y su hijo.
Cuando aterrizamos en Lanzarote empiezo a ver las cosas muy negras, estoy muy dolorido después del viaje, la mochila es una tortura. Pillo el coche de alquiler y al apartamento.
Todo va rápido y bien, el vuelo, el coche, el apartamento, el tiempo, menos lo importante, estoy jodido.


Esa tarde había pensado trotar 30' por el recorrido de la carrera a pie, pero no estoy en condiciones y decido descansar.
Hago la compra y como en el apartamento.
Como no se qué hacer, estoy sólo, dándole vueltas y Yaga había dicho que es bueno ver el recorrido de la bici, pillo el coche y antes de que anochezca decido hacerlo.
A medida que voy haciendo el recorrido, compruebo su belleza y pienso en lo jodido que estoy, están a punto de saltárseme las lágrimas porque ahora mismo estoy fuera del ironman después de todo por lo que he pasado y estando en forma.









Yaiza, El Golfo, Timanfaya, La Santa, Famara, los miradores... Hago fotos y la tristeza me invade.
Llego a casa por la noche, ceno algo y quedo con mis compis para nadar en el circuito a las 07:30.
Duermo mal, con dolores y bajo a la playa. Hace frío, comienza a llover bastante fuerte. Coincido con Paulus y su mujer de camino y vamos juntos.
Llegamos a la playa, hay mucho triatletas, estoy aterido de frío (cosa que no es nada normal en mi) más por los nervios y los dolores que por otra cosa.
Me enfundo el neopreno como puedo con dolores y cuidado, las heridas están muy recientes y como estoy helado me meto al agua con Paulus y el grupo de Pablo Cabeza sin esperar al resto de compis (Miguel, Alfonso y demás...que llegarían poco después).
El agua una vez te metes y empiezas a nadar no está muy fría, está todo muy claro, se ve el fondo, bancos de peces, rocas. Nado lento con dolores, pero disfrutando del recorrido. Pablo me espera de vez en cuando para reagruparnos y me pregunta. Nos damos la vuelta para hacer los 20' previstos.
El recorrido es bonito, me quito el neopreno con cuidado, pero las costras y pieles saltan. Me visto, hace mucho frío y me llevan a casa en coche.
Con mucho dolor bajo a correr 10', hay que probar. Hago un par de kms. por el recorrido a 4:45. Duele, pero me digo, habrá que aguantar como sea.
Cuando paso por una farmacia compro ibuprofeno. Decido cambiar de antiinflamatorio porque con el Enantyum no estaba mejorando.
Aquí está mi arsenal de medicamentos. He tomado más que en toda mi vida. Soy una de esas personas a las que no le van las pastillas.

Me ducho y me voy a La Santa a por el dorsal. El complejo es espectacular, muy dirigido a los extranjeros con pasta, pero claro es un negocio.
Tienen hasta circuito marino en la instalación para nadar.
El caso es que noto menos dolor, han pasado unas horas desde el primer ibuprofeno y tiene que ser a causa de él. Me vengo un poco arriba.


Hablo con Paulus que después de nadar había ido a rodar 1h en bici hasta Puerto Calero con el grupo de Pablo Cabeza y como no tengo nada que hacer les recojo y vamos de nuevo a La Santa a por sus dorsales.
En La Santa comemos en un restaurante con pescado fresco del día y nos metemos un arroz caldoso marinero con bogavante de espectáculo.
En La Santa hacemos el registration de Paulus, asistimos al briefing en inglés (nada nuevo) y damos una vuelta por la expo (un poco pobre para mi). Pequeñas compras y de vuelta a casa.
Previo paso por el Hotel Fariones para recoger mi bici que viene con Bike a Porter. Tardo un poco más de la cuenta porque hay gente y están con montajes y temas mecánicos (no lo entiendo porque sólo hay que montar pedales, pero....). El caso pido una bomba para hinchar ruedas porque iba a ir al apartamento montado. Al hinchar, una explosión (no me jodas... el tubular). Comprobamos que lo que ha reventado es la bomba (una del decathlon con mucha guerra). Qué susto. Empalman la goma e hincho de nuevo. Monto los pedales y para fuera.
Finalmente metemos la bici en el coche. Cabemos todos. Dejo a Pablo y Lucía en su casa y me visto para hacer una hora de bici hasta Puerto Calero.
Joderrrr, qué viento, terribles bandazos, será duro. La bici funciona bien y como preveía las molestias no son grandes.
Esa noche quedamos todos para tomar algo antes de irnos a la cama y charlar un poco.
En el paseo marítimo en una terraza me animo a tomar una cerveza porque he mejorado algo y parece que tomaré la salida hasta donde llegue. Un poco de charla y a la cama porque hemos quedado a nadar temprano.
Viernes. 10' de natación con menos dolores. Ya estoy más tranquilo y confiado. Luego corro 10' con las molestias habituales, pero ya me he hecho a la idea. Me cae un chaparrón de padre y muy señor mío. Dos días enteros en Lanzarote y ha llovido los dos!.
Comida y preparo todo antes del checking de la bici y el material por la tarde en la que hemos quedado todos juntos.
Durante el checking hay que esperar un poco. Los boxes son estrechos, pero el ambiente es espectacular.



Hago unas fotos para tomar referencias de dónde está mi bici y mis bolsas y nos volvemos.


De camino vemos que se está disputando el ironkids y nos quedamos a verlo. Es un acuatlón. No se las distancias pero más menos calculo 200m-25m-200m.
Los niños van fuera de sí, dándolo todo, la animación es grande, los padres, la música. Cuando entran al agua, muchos niños se agobian y son sacados por gente de la organización que están a pie de playa, nunca llega a cubrir a un adulto. La última parte de carrera es espectacular, van muertos, alguno sin zapatillas, con la camiseta a medio colocar, algunos se caen, van muertos. Se llevan un gran aplauso. Muy gracioso.
Última foto al recorrido de natación ya perfectamente señalizado antes de ir al apartamento a descansar.
Entre comillas lo de descansar. Es la gran final de la Copa del Rey. Madrid-Atleti. Allí estaría yo con seguridad de no ser por este fregao. Todos mis colegas están allí, llevan enviando fotos por wasap todo el día.
Preparo todo antes del partido, me afeito y ceno.

Y a verlo. El partido es sufrido, hay prórroga (joder menos horas de sueño). Pero gana el Atleti. Qué alegría joder, después de tantos años ganar al Madrid y una final de Copa. Las tres últimas a las que asistí (en Sevilla, Valencia y Barcelona) las perdimos.

En esos momentos, llueven los wasaps, de decenas de conversaciones, conocidos, mensajes, llamadas... Son mis colegas, seguro que quieren cantarme algo, pero decido no cogerlo. Me veo abrumado, el silencio es total, he apagado la tv, los apartamentos están plagados de triatletas que llevan tiempo durmiendo y además a pocos les interesará el fútbol.
Si cojo el teléfono rompería esa tranquilidad, tengo que relajar. Apago y a la cama.

Curiosamente duermo bien. Supongo que es la experiencia. No estoy nervioso. A las 04.00 arriba. Desayuno leyendo los cientos de wasap y me descojono. Esto me ayuda a no pensar en el ironman.
Tiro para abajo, hemos quedado todos a las 05.15.
Nos reunimos y a boxes.
Entramos, colocamos todo y vamos hinchando las ruedas con mi bomba. A Alfonso se le han olvidado los botes de alimento-hidratación (joder). Se va corriendo al apartamento a por ellos.
Hinchamos ruedas y le damos la bomba a Lucía. Qué gran labor la de las parejas de los triatletas, unas auténticas sufridoras.
Ponemos neoprenos y todos juntos al agua. Llueve y bastante (increible). Qué estampa madre mía. Miles de tíos van a comenzar un ironman, ahí colocados, llueve a mares, megafonía, nos deseamos suerte y POOOOOO... SALIDA.

Estamos en medio del paquete, nos acercamos al agua andando hasta que se puede empezar a nadar.
Viendo videos de otros años temía este momento, no hay mucho hueco y la salida es masiva de casi 2000 competidores, sin embargo, apenas hay golpes. Se nada lento por el tapón, pero pocas leches y voy por todo el medio, al llegar a la primera boya de giro más tapón, algo de braza, pero nada fuera de lo común. Al coger la recta larga a nadar..... Mi ritmo de siempre en competición, voy bien, a veces se forma algún lío y nos juntamos varios, pero me cruzo para alejarme y nadar tranquilo, la visibilidad es buena. Los giros al fondo sin problemas y de vuelta...
Primera vuelta en 34' y pico. Bien. Más o menos haría el tiempo del año pasado en Ironcat.
Curiosamente, la segunda vuelta, con menos tapón y nadando más la hago mucho peor. Qué coño, algo ha pasado (luego comentando con la gente a todos les pasó un poco lo mismo, entraría algo de oleaje o corriente por el viento). Salgo en 1h11'. Regular, pero esto es muy largo, un trámite.

Transción rápida, lo tengo todo muy memorizado, las zapas ancladas en la bici. Monto, me voy poniendo las zapas y a tirar.


Esta lloviendo bastante, hace frío. Salgo tranquilo y me pasa mucha gente como motos. Tipos grandes en cabras con posiciones agresivas y jamones de huelva.
No soy nada friolero y pienso en lo mal que lo estará pasando mucha gente, teniendo yo frío.
Adelanto a un tío al que le sobresale medio bocadillo de tortilla por el bolsillo del maillot (me descojono...).
Más o menos en el km. 20 me pilla Migueliño. Charlamos un poco y él tira para delante.
Hasta Yaiza mucha subida, plato pequeño y sin matarse (consejo de Pablo que me dijo que mucha gente tira el ironman de Lanzarote en los primeros 40kms.).
Se me está haciendo muy ameno. Camino del Golfo se baja a toda hostia. Aquí sí se notan las cabras. Cuando empezamos a volver a Yaiza coincido con Roberto Solozábal del Trilife (exjugador del Atlético de Madrid) con el que había hablado el día anterior en la playa por la mañana. Comentamos un poco, que no había visto el partido y que se llevó una alegría al ver el resultado por la mañana. Se le ve bien para no tener mucha experiencia, pero claro ha sido deportista profesional.
Vamos adelantándonos bastantes kilómetros en la zona de Timanfaya, llevamos el mismo ritmo. Por aquí también coincido con Alexxx del Aguaverde y charlamos otro poco. Joder, me doy cuenta de que se me está haciendo ameno que te cagas el ironman. Me estoy olvidando de los dolores. Sólo me molesta al levantarme de la bici y balancear y hacer fuerza. Pero vamos, con el viento que hace voy acoplado casi todo el tiempo.

Pasado Timanfaya, va saliendo el sol y tiramos para Tinajo, La Santa, Famara. El viento es ostensible. Por aqui me encuentro con Alfredo (un amigo sevillano de mi colega Tasio) que debuta y va fuerte el tío. El recorrido es favorable, pero no se coge mucha velocidad. Es la parte en la que peor me voy encontrando. Esto se va a hacer largo pienso... No estoy mirando ni la media de velocidad, voy por sensaciones puras.
Llevo a rajatabla la alimentación-hidratación (mi bote con 14 geles y 4 saltstick disueltas) y pillando medias barritas en los avituallamientos cada 40 kms. Cambiando el bote de agua cada 20 y algún trago de energy drink de Powerbar o de Redbull. También algún medio plátano.
El caso es que desde Famara (km.80), empieza el ironman tirando a Teguise ya todo para arriba y los miradores. Voy siempre con cadencia, mucho viento, todo metido, plato pequeño. La entrada hasta llegar a Teguise hay que subir un huevo y medio y ya nos metemos a subir el Mirador de Haría. Se hace duro, más que nada por el viento en contra, va todo el mundo muy atascado y decido tomarme el ibuprofeno que llevaba. Al coronar rápida bajada, pero mucho viento y curvas en herradura muy peligrosas. Me pasa hasta el apuntador, voy muy acojonado bajando con la cabra, los frenos no me dan confianza y las ruedas de carbono tampoco, eso unido al viento... pasamos el pueblo de Haría y hay unas rampas majas. La última antes de girar a la izquierda para afrontar el Mirador del Rio con viento en contra, para mi ha sido lo más duro de la bici.
El Mirador del Rio es espectacular, qué vistas, se me hace corto, porque es corto (3 kms. con un falso llano).
Arriba avituallamiento, pillo varias barritas para comérmelas porque ahora se baja fuerte hasta Arrieta.

Algún tramo de muy mal asfalto y más de un susto porque hay muchísimas rachas de viento lateral (ya lo avisaron en el briefing). Una vez llegas a Arrieta y tiras hacia Tahiche no dejaba de pensar en lo que decían muchos veteranos, que ahora empezaba lo duro del ironman, que picaba para arriba, que era una zona pestosa, que si venías pasado de los miradores te hundías... pues nada de eso. Viento de cola, rodando a casi 50 kms/h, adelantando a cantidad de peña, me da la sensación de que todos van tostados y no han regulado porque voy sin esfuerzo. Me encuentro a Marieta del Aguaverde en esta zona que está siguiendo a su marido Juanvi (un crack) y me anima. Las ruedas de perfil bufan a tope rodando a esta velocidad.
Giramos a Nararet y se empina el tema, viento lateral pero es un tramo corto de unos 3 kms. para luego girar a la izquierda camino ya de la T2. Escucho a dos triatletas canarios decir que esto ya está y me tranquiliza.
Pero al girar, el peor asfalto por el que he transitado en mi vida. Da igual el viento, la pendiente o lo que sea, el asfalto es tan malo que bastante tienes con agarrar fuerte la bici y avanzar.
Es un tramo de 2-3 kilómetros, pero se hacen larguísimos. Al coger de nuevo buen asfalto vuelvo a coincidir con Migueliño que me pasa. Le había pasado yo al coronar el primer mirador.
Le mantego a la vista y vamos adelantando a buen ritmo a mucha gente.
Ya yendo hacia La Asomada, pasado La Geria, hay una zona de carretera estrecha con una bajada muy fuerte y larga. Vamos a toda velocidad y de repente PPPPSSSSSSHHHHHHH, pinchazo delantero. Joder, que mala suerte en el km. 170 cuando iba enfilado. Paro a un lado e intento meter la espuma Zefal en el tubular, a eso que justo se para detrás un coche de asistencia, me ayudan con la espuma. La metemos y vienen con una bomba, meten aire pero no coge y me dicen que me cambian la rueda. Me ponen una suya corriente de cámara sin perfil para llegar a la T2 y toman nota de mi dorsal para en meta devolvérmela.
No perdería mucho, menos de 5 minutos seguro. De nuevo a toda leche y en menos que canta un gallo ya en la T2. Por el paseo veo a Faris Al Sultan corriendo (a la postre ganador), va el primero y le grito Come on Faris!.
Me bajo de la bici, se la entrego a un voluntario y transición rápida, me cruce de nuevo con Alfredo que se toma la transición tranquila. De nuevo Migueliño allí en la carpa de cambio que había parado a mear me dice. Una voluntaria me dice que si quiero sun cream, le digo ok but be careful y le enseño las heridas de los brazos. Me pone un pegote un un brazo y le digo que ya está, que me voy echando leches.
Salgo corriendo con Miguel a 4:45 o así, pero le veo con ganas de tirar y le digo que tire. Yo voy tranquilo y primero ver cómo ando de dolores. Al km. me doy cuenta de que me he dejado el paracetamol pegado en el cuadro de la bici y que tenía pensado meterme para mitigar dolores. Con el pinchazo de la bici perdí la estrategia. Ahora no hay vuelta atrás.
El caso es que voy bien por debajo de 5 el km. No hace mucho calor, algo de nubosidad y empiezo a visualizar la maratón (gel cada 5 kms. y salts cada 45') teniendo en cuenta que sólo hay geles en el avituallamiento del km. 3.

Yendo hacia Arrecife pica algo hacia arriba y encima viento en contra, pero la ida se me hace amena, la gente anima en la terrazas y en el paseo. Los avituallamientos muy bien con agua, hielo, fruta, isotónico, red bull, esponjas... (suficiente) y sin darme cuenta voy cómodo y giro para volver a Puerto del Carmen antes del km. 10. Me he ido cruzando por este orden con Triker, Alfonso, Paulus y Migueliño y a todos se les ve bien y me hago una idea de la situación de carrera en la que estamos todos.
La vuelta se me hace muy alegre, voy bien. No me duele nada, voy comiendo bebiendo, adelantando a mucha gente, viento a favor y sigo corriendo por debajo de 5. Doy la primera vuelta de 19.8 kms. y la media es justo de 5'/km, recibo mi pulsera amarilla y es un subidón. Sólo quedan 2 vueltas más cortas, esto está chupao joder...
Marieta está por el recorrido y sigue animando. Muchas gracias.

Aquí me vengo arriba, con el paso de la maratón cada vez hay más gente a ritmos lentos y andando y yo fresco, mi gel, mi agua y para delante.
El ritmo decrece un pelín, pero voy claramente para hacer una maratón de 3horas 30 y algo. En la segunda vuelta no veo a Alfonso (se me habrá pasado...) y cuando me he cruzado con Paulus me dice que va mal de la rodilla. Al final de la segunda vuelta le adelanto y le doy ánimos, va andando... También adelanto a Roberto Solozábal que va bastante castigado, le saludo y sigo tirando.
Pillo la pulsera azul y el subidón ya es de lujo, queda una vuelta de 11 kms. ¿Qué coño es eso con lo que llevo encima?.

Veo a Triker sufriendo que ha bajado ritmo y a Alfonso sigo sin verle (me temo lo peor). Migueliño me saca unos minutos y su ritmo no decrece (menudo cabrón...jajaja...). Esta última vuelta se me hace dura, algún retortijón y me vienen a la cabeza los malos momentos del ironcat 2012 donde me eché a andar porque el estómago me dolía. Pero voy fuerte, no me voy a echar a andar, lo que tengo que hacer es soltar lastre, voy buscando WC, pregunto en todos los avituallamientos y me dicen que más alante. Qué coño, que no aguanto. Antes del último giro de vuelta veo una salida a la playa y un murete "esta es la mía". Abajo short y tracatrá del tirón. Me subo el short, me reincorporo al circuito y sigo. Voy pensando en la mancha marrón que llevaré detrás, pero qué cojones esto es un ironman, me la suda....
Aprieta el calor, avituallamiento y hielo debajo de la gorra. Me refresca, bajo el ritmo, las piernas ya no van tan frescas aunque muscularmente no estoy tocado seriamente, pero se que ya soy finisher. Sigo pasando a mucha gente.
Un último chute de gel a falta de 3 kms. Pienso en si veré a Marieta. Le había dejado una bufanda del Atleti para enfundármela al cruzar la meta y de repente allí está y me la entrega. Qué grande Marieta.

Me la enfundo y voy a un ritmo bueno hacia la meta. Es en estos momento cuando saboreo el triunfo. La gente te anima mucho cuando llevas las dos pulseras porque saben que vas para meta y mucha gente te dice Forza Atleti, Vamos Atleti..., muchos triatletas que me cruzo y les quedan vueltas me dan la mano y dicen también Grande Atleti (joder, hay mucha gente del Atleti en todos lados).

Ya estoy ahí, esto es muy grande. Estoy satisfecho, acabo con buen sabor de boca, regulando bien, he dominado al ironman, no como pasó el año pasado que me acabó dominando. He hecho una gran maratón y sólo se yo los dolores y pesares que he sufrido esta semana.
Al llegar a meta hay un portugués que va a entrar con su niño, no quiero adelantarle, pero tampoco pararme, así que entramos todos juntos...

11 horas 33 minutos y 52 segundos
Pinchazos y cagadas includas, jajajaja...
Estoy feliz, muy contento.
Este resultado sería casi una hora menos en otro ironman de perfil de bici habitual según todos los veteranos.
Puesto 367º de los 1616 hombres que tomaron la salida de este Ironman de Lanzarte 2013.
Me dan la medalla de finisher y me encuentro con Alfonso que me cuenta que se ha tenido que retirar porque en la media maratón se encontraba muy mal y no podía seguir (una pena).
Recojo mi polo de finisher y superfeliz. Me dan un resumen con mis tiempos, recién impreso. Qué lujazo.


El polo me queda grande, así que habrá que volver otro año a Lanzarote a por una talla S, jajaja...
Cuando llego a mi bici (que en la hojita que te han dado pone dónde está) veo que ya tiene colocada mi rueda (que buena organización). Al salir, voy con Alfonso y me encuentro con el chico de Bike a Porter y le entregamos las bicis para que ya se las lleven. Alfonso me ayuda porque en este momento me da un bajón de adrenalina y me tengo que sentar. Un voluntario de da una coca cola y en 15' me vengo arriba. Me hago con una bolsa y guardo los bártulos que no pueden ir en la bici y voy a por mis bolsas y a la zona de masaje.
Aquí coincido con Triker, menudo bestia, se ha salido en su primer ironman, aunque ha penado un poco corriendo, nada y va en bici como un pro. Y su colega Fernando no digamos, también por allí. Enhorabuena a todos ellos.
El masaje va rápido y es espectacular. 20' o 30' fácil charlando con un Canario muy gracioso. Coincido con Migueliño, nos felicitamos.
Recojo bolsas y voy al avituallamiento y aquí veo a Paulus y Lucía (que gran pareja). Pillo un bocata, una paella, cerveza, pero me doy cuenta que aún no es el momento de cerveza y me doy a la coca cola.
Charlamos, Paulus está un poco con mal sabor de boca por lo de su rodilla, pero está contento, de todo se aprende, había venido lesionado y ya es finisher. El año que viene lo romperá.
Nos vamos porque estamos rotos y empieza a haber mucha gente.
Vamos andando como podemos a los apartamentos. Paulus cojo total.
Y a mi me espera una cuesta del demonio. Nos despedimos hasta el día siguiente y voy saboreando la victoria mientras subo la cuesta.
Al llegar al apartamento, todo un día sin móvil, casi 500 wasaps!!!.
Se me caen las lágrimas al comprobar que cantidad de grupos de amigos, mi mujer, mis cuñados, gente del Club, los del barrio, los del Atleti, han seguido mis evoluciones por live.ironman, como si fuera un partido de fútbol.
Qué grandes todos, muchas gracias!.
Ducha merecida y pinchar las ampollas (dos uñas que perderé y una partida...).
Mientras ceno respondo wasaps, todo el mundo me da la enhorabuena. Me doy cuenta de que mucha gente me quiere. Soy muy afortunado.
Ni he estirado, pero da igual, estoy bien. Los ironmanes no los acabo mal muscularmente, se va mucho más lento corriendo.
Me voy a la cama espectacularmente feliz. Duermo a pierna suelta.
Al día siguiente cena de equipo en un restaurante en la Santa (donde ya puedo meterme mi dosis de alcohol que tanto echaba de menos) y visita a los Jameos del agua.

Lunes de recogida y vuelta a Madrid. Roto pero contento, con la amena compañía de Pablo y Lucía.
En resumen:
Natación regular, pero en los tiempos normales, tampoco me esforcé a muerte por los dolores, pretendía simplemente salir del agua lo menos dolorido posible. Hay que intentar mejorar. Parcial 669 de la general masculina.

Bici bien, regulando. Lanzarote es muy duro. A 27.57 km/h oficiales. Sin contar el pinchazo andaría sobre los 28 km/h. Parcial 610 de la general masculina.

Y una gran maratón de 3h40' quitándome la espina de Ironcat y con la sensación de poderlo hacer mejor. Ganando casi 300 puestos. Parcial 224 de la general masculina.
Y transiciones bastante rápidas comparándolas con el nivel general

Puesto final 367 de los 1616 hombres que tomaron la salida.
Veremos si repetimos experiencia ironman, porque ahora lo que toca es irondad.