miércoles, 24 de abril de 2013

Triatlón D.O. Terres del Ebre 2013

Por fin llegó el estreno de la temporada de triatlón 2013. Ya había ganas. Entrenar es un gusto en muchas ocasiones, pero el gusanillo de la competición es algo inigualable.
Había planteado la temporada claramente con el objetivo del IM de Lanzarote y este doble olímpico 4 semanas antes como test, descartando alguna prueba half porque esta tenía mucha más agua (mi gozo en un pozo, al final resultó menos).

Me desplacé con mi mujer el viernes después de trabajar a Benicassim, para que el día anterior a la carrera no fuera una paliza de viaje. Un arroz con pollo de corral en La Manduca para cenar con una Franziskaner y a la cama.

De este modo, el sábado también pude probar un poco la cabra, que me está dando dolores de cabeza con algunos ruidos y bastantes pinchazos este año en los tubulares. Todo bien en principio, una carrerita de 10 minutos también para soltar y a mediodía dirección a San Carles de la Rápita.
Llegamos a la hora de comer y resulta que no podemos entrar en el apartamento porque la oficina donde hacen entrega de llaves abre a las 15.30. Así que aprovechamos para ir a comer a un restaurante que estaba cerca donde comimos espectacular (Can Batiste), unos pescados espectaculares.
Tras la comida recogimos las llaves y nos instalamos.
No tardó en llegar mi colega David del Triatlón Clavería y ex-aguaverde, que se alojaría con nosotros.

Y de ahí partimos al briefing andando por el paseo marítimo por donde al día siguente correríamos.
En el briefing la verdad es que un poco de descontrol. Nos agruparon a todos en la gradas de un pabellón de patinaje y la charla del speaker no se oía en absoluto pues no usó micro y su timbre de voz era escaso. Además respondió bastante bordemente a algunas preguntas totalmente coherentes de los triatletas, con lo cual se acabó pronto el turno de preguntas.
En resumen, no habría guardarropa, habría que ir andando por el paseo descalzo desde boxes hasta la salida de la natación (cerca de 2 kms.) y no era seguro nadar los 3.000 porque la temperatura del agua era fría.
A partir de aquí la rutina clásica, unas pizzas de atún en casa y un arroz con leche, prepararlo todo para el día siguiente y al sobre. Al tocar diana a las 05.00, desayuno con tostadas, galletas y cereales.
Para evitar el paseo descalzo, pues hacía bastante frío a esas horas decidimos bajar en coche, metimos ambas bicis como pudimos y aparcamos al lado del box. Colocamos todo y de nuevo en coche hasta la salida.
La salida no estaba marcada y no había nadie por ahí, ni arco de salida, ni rastro de la organización de una prueba de triatlón. Poco a poco fue llegando gente y se colocó una banderola que marcaba la salida y un sistema de megafonía.
Esta es la sucesión de playas por donde se nadaba en paralelo

Me metí al agua a calentar y la sensación era de estar muy fría, sobre todo cuando el agua entró al neopreno. Al salir, tiritando de lo lindo.
Cuando ya llamas a los triatletas a la salida confirman que el agua está a 14.1º y que el sector de natación se reduce a 1.500 m. El reglamento es el reglamento.
Me coloco en medio del paquete ligeramente a la derecha para no cerrarme mucho en la primera boya. POOOOO, salida.

Salgo con calma, algún trago de agua, pero bastante limpia, giro boya y trato de poner ritmo, pero el sol está de frente y no veo bien las boyas de orientación, hay además muchos triatletas que me impiden ir a mi ritmo y en este momento no tengo muchas ganas de luchar la posición, dar cambios de ritmo para avanzar, etc... Interrumpo el nado en pequeñas ocasiones para intentar visualizar las boyas e ir recto. No me empiezo a encontrar bien de verdad y a gusto hasta el 1.000. Ya veo la última boya amarilla e intuyo la última roja para girar a la playa.
Toco tierra en 25' y pico, pero tardo muchísimo en salir del agua, se hace pie rapidísimo y hay que hacer muchos metros andando sobre el agua. Alcanzando la playa, también bastantes metros hasta el box.
Fuera neopreno y empieza la bici.
Al principio cadencia alta, me adelanta gente, pero quiero hacer las piernas.
Una vez giramos dirección Amposta, ya me acoplo y para delante. Empiezo a pasar a bastante gente, el viento es de cara.
Me salto el primer avituallamiento en Amposta, tengo agua (de hecho congelada).
Hasta la Senia en el km. 43 pico siempre para arriba y con viento en contra. Intento regular, voy pasando a gente, el alguna ocasión me tomo algún respiro imitando el ritmo de algún triatleta que va delante de mi a un ritmo bueno, pero cuando me deja de convencer voy pasando.
Al llegar a La Senia giramos y está el avituallamiento. Pillo agua y un bidón entero de isotónico. Tiro el bote que llevaba y lo cambio y el agua al top.
Entramos en un tramo sube y baja de mucho juego con el cambio con alguna ráfaga de aire para a partir del lm. 50 más o menos tirar para abajo. No son bajadas de tumba abierta, pero se va rápido. Aquí la cabra se nota respecto a las bicis de ruta. Sigo pasando gente y excepto por las molestias habituales en la zona del sillín, voy bien de piernas.
El tráfico está abierto en todo momento y alguna situación medio peligrosa en alguna rotonda (donde hay voluntarios dirigiendo, pero es difícil) o giro, me hace frenar hasta casi detenerme.
Los últimos 10 kms. son llanos con viento de cola, se va comodísmo. A 37-38 sin ningún esfuerzo. Es en este momento cuando intento mear en la bici, cosa que nunca había hecho. El caso, me concentro y sale fácil. Después me tiro todo el agua por la zona y listo. Una cosa más que tengo controlada (el próximo paso es tratar de hacerlo corriendo que será bastante más difícil).
Llego a la T2 con una media de 34km/h según lo previsto por mi ritmo en este tipo de distancias.
Respecto a otras ocasiones esta vez me he metido dos pastillas de sal en el top para tirar de ellas.
Es corriendo cuando verdaderamente quería sentirme bien, cómodo, olvidar las molestias que he tenido en la cadera y que hasta por un momento me hicieron pensar que no podría estar en Lanzarote.
Salgo tranquilo y voy muy fácil. Mi estrategia es ir cómodo, un gel cada 25' y una pastilla cada 30'. Dicho y hecho, todo va bien. Voy corriendo a 4:35 muy suelto.


Aún así me pasa mucha gente (el nivel es alto).
Me voy cruzando con David que al empezar a correr me sacaba unos 7 minutos y veo que le mantengo, incluso empiezo a rebajarle, ya que a partir del km. 10 subo un poco el ritmo.


Ya en la último vuelta, viendo que voy muy bien (parada a mear incluida) decido meter un ritmo fuerte, estoy fresco y meto los dos últimos kms. entorno a 4'/km. Adelanto algunos puestos que me permiten entrar entre los 100 primeros en meta con un tiempo total de 4h 42' 55''.

En la meta está David que ha entrado 4-5 minutos antes que yo y mi querida Marta.
Los 3 nos vamos a la zona de avituallamiento y comemos y bebemos algo antes de volver al apartamento para la merecida siesta
antes de volver a Madrid por carretera.


Como conclusión, baste decir que de cara a Lanzarote tengo que luchar más en el agua, ser más agresivo y no habrá problemas para estar en mis tiempo, hacer una bici fuerte, controlando y respetando las sensaciones y ser capaz de correr con la soltura que he corrido aquí y que me ha dado confianza al ver que los problemas físicos quedaron atrás.