lunes, 28 de enero de 2013

Media maratón de Getafe 2013

Me presentaba en la lína de salida de la Media Maratón de Getafe lleno de dudas. Dudas porque 10 días antes tuve una gran crisis de lumbago que me dejó en el dique seco 5 días sin correr, sólo estirando, haciendo algo de bici y de agua relajada.
El martes anterior hice unos miles rapidito para probar y aunque con molestias, más o menos iba y lo fundamental es que al acabar y empezar a estirar podía doblarme, lo cual decía que iba mejorando.
El jueves anterior hice un rodaje ligero para decidir si iba o no a Getafe, porque si no me veía al 100% no pensaba ir. El caso, es que aún con alguna leve molestia, todo bien.
Nunca he estirado tanto como en esta semana. Soy mucho de estirar después del entreno, pero resulta que tenía un poco olvidados al psoas y al piramidal y por ahí vino la lumbalgia. Como siempre digo, de todo se aprende y no volverá a ocurrir.
Causas. Pues según lo que me dijo el fisio y lo que he podido leer, aparte de por no estirar lo suficiente estos dos importantes músculos en el corredor (psoas y piramidal), pues ha venido provocado por un cúmulo de cosas como demasiadas series (dos sesiones semanales en 9 semanas), mucho asfalto y por no escuchar al cuerpo que ya venía avisando con algunas molestias en la zona del pubis, abductores...
Volviendo al asunto, salí a hacer un poco de trote muy suave el sábado y unas progresiones para espabilar las piernas y listo.
El domingo, fiel a mis costumbres, llego bien pronto a la salida para aparcar bien y coger el dorsal sin agobios. De vuelta al coche y a dormitar una horita. Apenas puedo porque está amaneciendo y hay muchos corredores por allí y mucho jaleo de coches.
Iba dispuesto a darlo todo en esta carrera como test definitivo para ver si me animaba definitivamente a hacer la maratón de Sevilla que está en mi mente. Lo tenía más o menos claro, pero no definitivo porque el principal objetivo del año es el Ironman de Lanzarote y no lo iba a hipotecar por una lesión en un objetivo intermedio. El caso, es que si las cosas salían el Getafe tal como esperaba, con buenas sensaciones y en un tiempo entre 1h22' y 1h23', casi con total seguridad iríamos a intentar el sub3h en Sevilla.
Media hora antes a calentar y pronto al arco de salida para intentar salir delante. El día es de los que me gustan para correr, frío (aunque no excesivo,unos 5º- 6º) y oscuro, nublado...
En la salida lo de siempre, muchísima gente sin respeto ni conciencia en un lugar que no le corresponde en la salida, pero bueno contra esto poco se puede hacer. Lo peor de todo es escucharles antes de empezar "es que si te pones atrás no se puede correr", manda cojones!.
Se da la salida y me voy haciendo hueco a gritos VAMOS, VAMOS!, los corredores de delante más lentos se van quitando, a otros los esquivo, cuando puedo coger acera me subo y ya puedo correr. Pasados 500 metros ya se juntan los dos sentidos de la avenida en una rotonda y empieza la carrera de verdad, en un grupo con gente de tu ritmo.
Siempre me gusta ir por la parte izquierda

A pesar de las peripecias del primer km., marco un 3:40. Lo veo y me relajo, no he perdido tiempo.
A partir de aquí a mantener el ritmo. Voy bien, cómodo, fresco, alegre, suelto.
Tras unos primeros kilómetros en ligera bajada, llega el tramo más durillo de la media (es un circuito de dos vueltas) en el que hay que mantener el ritmo, más o menos desde el km. 3 al 7 en ligera ascensión. Lo hago así y me encuentro bien.
A partir de aquí se baja por el centro de Getafe hasta la salida y el polideportivo.
Paso el 10.000 en 38:48. Me da moral.
Ahora se baja fuerte por la Avenida de inicio de la carrera y decido guardar lo que pueda porque la clave de la carrera será el tramo de subida entre el 13 y el 17 donde habrá que mantener el ritmo.
Es aquí donde no sólo se sube, sino que además entra algo de viento en contra. Aguanto, sabiendo sufrir, pero guardando, buscando el refugio de algún corredor con buen ritmo que me quite el viento. Aquí hago los únicos kms. de toda la media por encima de 4 (4:04 el más lento de todos).
Una vez se gira para ir dirección meta quedando unos 4 kms. hay que darlo todo, no hay vuelta atrás. Voy sufriendo, pero es ligera bajada. Hago mis cálculos y voy en tiempo (entre una hora 22 o 23).
Aprieto el último kilómetro y hay un giro de 180 grados muy de triatlón para entrar en el polideportivo, aquí adelanto a gente (se nota la experiencia en estos giros en los que la gente se queda clavada). En un momento me veo cerrado y creo que puedo bajar de 1 hora 23, así que me abro y meto el último latigazo adelantando a los corredores con los que iba.
Sprint final y entrada en meta con un tiempo neto de 1hora 22 minutos 58 segundos.

Sin lugar a dudas, satisfecho. Nunca del todo porque siempre piensas que podías haber dado un poco más, pero si recopilo y veo que hacía sólo 10 días no me podía ni doblar, es para estar satisfecho.
Mejor marca personal, marcar un tiempo que me permite confiar en hacer sub 3 horas en maratón de Sevilla y haber sabido sufrir en los momentos complicados de la carrera, me demuestran que tengo un punto de forma que hay que utilizar para intentar uno de los grandes sueños de todo popular, sub3 en maratón.
Después de estirar y abrigarme me encontré con mis colegas Vázquez (que debutaba en la distancia) y Villar. Ambos también satisfechos con sus carreras. Unos calimochos en un bar de la zona entre risas para cerrar una fantástica mañana de atletismo.