domingo, 8 de abril de 2012

Duatlón Larga Distancia Sueca 2012

Antes de llegar a este primer gran test de la temporada, me remonto al fin de semana anterior, donde rodé 90 kms. con todo el material de carrera a ritmo de competición (34 km/h). Todo salió perfectamente, 3 vueltas al bucle Soto del Real - Cerceda - Soto del Real. Buenas sensaciones y a gusto con el ritmo.
Llego a casa y dejo la bici con normalidad, el miércoles pretendía probar dos tres saltos a la bici como entreno de la transición, pues era la primera vez que iba con la cabra, aunque no podía ser muy distinto de la bici convencional.
Cuando cojo la bici, veo que el tubular está pinchado, joder debí pinchar al final del entreno y no me dí cuenta, justo el día antes de marcharme, con poco tiempo, mucho que hacer, maletas y tal... nunca había cambiado un tubular. Localizo el pinchazo, despego tubular y pruebo con el líquido sellante tufo; pinchazo arreglado, funciona. Coño qué bien.
Hago las transiciones y sin mayor novedad, correr, quitarse la zapas, salto a la bici y meter los piés, quitar las gomas... Todo correcto.
El sábado por la mañana parto a Sueca, con tiempo, desde Benicassim donde iba a pasar toda la Semana Santa.
Dorsal, coloco la bici, caliento un poco y estoy preparado, con ganas de hacerlo bien.
Los boxes muy coquetos y bien organizados

Lo primero que veo que va a ser jodido es el calor, sólo con el calentamiento sudando muchísimo en la línea de salida, a mi compañero de equipo Luismi hasta le dió un pequeño vahido antes de arrancar. POOOOOOOOOOOOO. Salida.
En segundo plano, de los primeros en la salida cuando se presenta a los duatletas locales

Ritmo de 4 el km. lo que pretendía, fácil, sin forzar, me encuentro bien. Primer parcial 40' según lo previsto.
Primer parcial 40'
Llego al box y salgo con la bici. Aquí empiezan los fallos de amateur, al saltar sobre la bici, se engancha el calcetín derecho en los dientes del plato, desequilibrio y una zapa al suelo. No pasa nada, me bajo, dejo la bici bruscamente contra la valla, saco las zapas, me las pongo y a rodar.
Poniéndome las zapas por paquetón
Cuando empiezo a rodar, algo no va bien, voy frenado, la rueda trasera roza en el cuadro. Me paro a los 20 metros para ver qué pasa.
Algo no va bien, la rueda roza en el cuadro
Me paro y efectivamente compruebo que la rueda roza en el cuadro, trato de colocar la rueda, pero no lo consigo. No lo entiendo, la última vez que probé la bici iba bien. Pienso que habrá sido del golpe de la bici contra la valla al dejarla para ponerme las zapas, que haya desplazado la rueda.
El caso es que vuelvo a montar pensando que roza poco y que se arreglará sólo, ni de coña. Vuelvo a parar, me está pasando hasta el apuntador, pienso hasta en retirarme porque estoy perdiendo una minutada y no soy capaz de poner la rueda, una y otra vez la saco, la pongo, la aflojo, la hago rodar, hasta que al final pienso, coño, sólo hay que retrasarla un poco. Las cabras suelen tener un carril en el cuadro para colocar la rueda más o menos adelantada. Lo hago, la retraso un poco y ya está. Qué jilipollas, qué pardillo...

Me pongo a rodar con una rabia de cojones, debo ir de los últimos, sino el último. Según los cálculos que he hecho perdí entre 7 y 10 minutos.
Ruedo a tope, pasando a gente contínuamente, el circuito es totalmente llano y el viento es débil, pega por todos lados porque la dirección del recorrido va cambiando, pero suavemente.
Rodando con la bici
Hasta el final sigo pasando a gente, voy con el pulso un poco alto para la bici, pero bueno había que apretar por la cagada mecánica. Me alimenté bien con lo que llevaba y cogí en los avituallamientos lo que tenía previsto.
Punto de giro para empezar una nueva vuelta
El caso es que llego a boxes con una media según el Garmin de 34.4 (es la real, pues le dí al lap justo después de colocar bien la rueda, porque antes con el follón de la transición y las sucesivas cagadas, se me olvidó). El cuenta de la bici marcaba 34.0 km/h por los parones y arrancadas iniciales y la clasificación final 32.27 km/h, con lo que calculo en 10 minutos la pérdida de tiempo. Vaya tela.

Me pongo a correr. Mi intención era correr a 4.30 si andaba normal, 4.45 si no andaba muy fino y 4.15 si andaba super, pero sabía yo que tras la bici que había hecho, esto no iba a ser posible. Además el calor que hacía tenía que pasar factura.

Los primeros kilómetros voy a 4.30, 4.35, bien, liviano, pero pronto me doy cuenta de que no voy a aguantar, voy bajando, me noto con pocas fuerzas, con una zancada poco eficiente, muy corta y empiezo a pensar sólo en los avituallamientos. El primer 10.000 lo hago como a 4.50, mal, pero digno. Los últimos 10 kms. un calvario, el panorama es desolador, mucha gente andando, estirando, retirándose, calor importante, ni una puta sombra... y empiezo a andar en los avituallamiento para beber, comer, gominolas, naranjas, etc... corriendo a ritmos muy lentos por encima de 5 el km. Los últimos 5 kms. con dolores plantares que ya tuve el algún entreno largo y que aparecieron por primera vez en la maratón de Castellón. Hay que verlo.

Viendo cómo está el tema, me marco el objetivo de hacer sub 5 horas y voy controlando el ritmo. Tanto lo controlo que llego a meta sólo con dos segundos de margen. 4 horas, 59 minutos y 58 segundos, con el correspondiente sprint final en el puesto 73.
Entrando en meta

En meta, masaje, paellita y cerveza. Recoger los trastos y para Benicassim algo más de una hora de coche.

CONCLUSIONES: Pues hay que sacar conclusiones positivas siempre a pesar de lo acaecido. De todo se aprende, fundamentalmente de los errores, para tratar de que no vuelvan a pasar. El hacer la bici a más de 34 km/h no me lo planteaba ni yo. Veo que estoy fuerte con la bici, sobre todo para los pocos kms. que he hecho y para haber estado casi 5 meses (finales de julio a finales de diciembre) sin tocarla. Eso sí hay que controlar, si no te quieres bajar a correr destrozado.
Otra conclusión que hay sacar es que hay que probar el material (me refiero a la bici) la misma mañana antes de usarla, para que luego no pase lo que pasa.
Respecto a mi ritmo de carrera, los 20 últimos kms., no puedo estar contento claro, a unos ritmos lejísimos de los que soy capaz, pero lo achaco al haberme exprimido demasiado en la bici, a la primera competición larga del año, el calor y a las pocas ganas de sufrir de verdad (fui muy bajo de pulso).
Finalmente, podía haber ganado unos 10-12 puestos si no hago el pardillo con la bici, pero en definitiva da igual, era un test. El objetivo está por llegar y si tenía que pasar que lo hiciera ahora. No volverá a pasar, eso seguro.

Respecto de la prueba en sí, espectacular. Boxes, muy coquetos, amplios, avituallamientos magníficos, los voluntarios un 10, música, la chavalería dando esponjas en carrera, masaje larguísimo en meta, paella final, cervecita y una bolsa del corredor correcta. No se puede pedir más. Si alguien se lo piensa para un año, que se anime. Algún día volveremos al marjal valenciano.
Salu2.




2 comentarios:

  1. 34 a la hora! Eso sí que es rapido!Ya habrá menos mala suerte otra vez,animo Alberto que estas en el camino!

    ResponderEliminar
  2. Gracias neng, me sorprendí hasta yo mismo.

    ResponderEliminar