martes, 24 de abril de 2012

Triatlón Elche Arenales 2012

        Primer triatlón de la temporada y test principal de cara al objetivo dentro de tres semanas en Ironcat.
        Llegamos Marta y yo a nuestro acogedor bungalow en la urbanización Gran Alacant de Santa Pola, a escasos 2-3 kms. de la salida, a eso de las 12.00 de la mañana, una pequeña compra para la cena y bajamos a los boxes a ver qué se cocía. El ambientillo habitual, muchas piernas rasuradas, stands de las marcas y gente curioseando. Una vez visto, nos quedamos a comer por allí, por cierto una de las peores paellas de mi vida, sólo sabía a pimentón, no sé si se le caería el bote al cocinero o qué, pero el caso, me la comí entera porque no podía desperdiciar esos hidratos con la que iba a caer al día siguiente.
        Al terminar, subimos de nuevo al bungalow a recoger la bici para meterla en boxes porque abrían a las 15.00. Pues bien, al estar allí pienso en hacerme el rampón de salida a ver qué tal, antes de meter la bici a boxes. Hinchando la rueda trasera, se desintegra la válvula de mi flamante tubular Vittoria Evo Corsa, que ya estaba pelín doblada (cada vez más desconteto con ellos. Hechos a mano y tal, pero no hay quien los centre bien, ruedan fino, pero el trasero ya está pinchado y el sistema de válvula desmontable tiene más inconvenientes que el clásico de obús desmontable, aparte de que cuestan un cojón y medio). Tensión, quedan menos de dos horas para cerrar boxes.
        Bajo corriendo a validar el chip amarillo porque la hora límite era a las 18.00. Subo corriendo el rampón donde Marta me espera en el coche. De vuelta al bungalow, cambio el tubular por uno tufo que traía de repuesto de 21 mm, más fino. Va con el pegamento que iba en la llanta, que no sería mucho porque ya quité el tubular antes de Sueca para arreglar un pinchazo con el líquido sellante y no lo volví a pegar mejor.
        Compruebo frenos, cambios y demás y de vuelta a boxes. Operación rápida, me da tiempo a hacer la cuesta y meter la bici. Una juez no me quería dejar entrar porque no llevaba la pulsera amarilla de acceso a boxes. Al final se apiadan de mi y me dejan entrar. Si tengo que volver de nuevo al bungalow me cago en todo....

        Con la bici ya dentro, vuelta a casa y nos vamos al Spa a relajar. Un circuito de una horita, ducha y a cenar, la clásica pizza precompetición, arroz con leche y cervecita.
        Dejo todo preparado y a la cama.
        A las 05.30 en pié para estar a las 06.30 cuando abrían boxes. Allí me encuentro con Javi del Aguaverde, un poco de charla preparando todo y a tiempo para calentar en el agua. ¿Calentar he dicho?. Joder qué fría el agua, hiperventilando el primer minuto, superfría, luego te acostumbrabas, pero de primeras joder... y eso que soy de agua fría. Pensé, mejor para mi porque el resto lo pasará peor.

        A cámara de llamadas, van saliendo los élites, féminas, otros grupos de edad y por fin nosotros, allí me encontré con antiguos compañeros del Club, buena gente...
        Me coloco por el lado izquierdo en la playa en medio del grupo, ni delante, ni detrás.
Entrando al agua

        POOOOOOOOOO, salida, entrada al agua como es habitual andando, correteando, saltando el agua, hasta que cuando ya hay suficiente agua, te zambulles, para delante. Algo de lío al principio, pero más o menos bien, siguiendo al paquete. El agua clara, se ve el fondo perfectamente, no siento frío y me propongo ir rápido, el tema es que hay gente delante más lenta o estoy en medio de grupos que taponan la progresión, cogemos a gente de tandas anteriores, que taponan, están parados..., en general no pude nadar bien bien hasta la última boya ya viendo el arco. Ahí hay un triatleta que me coge los piés y le llevo hasta la salida. Miro el crono 33 minutos clavados. Bien, como Ecotrimad el año pasado, pero de no haber tráfico y algún paroncillo para ver las boyas podía haber hecho un par de minutos menos seguro. Esto me da confianza.
        Transición, fuera neopreno y como hasta que podamos montar en la bici hay como 200 metros, decidí con Javi llevar las zapas en la mano y ponérmelas al final, para no andar con las calas puestas (ya había descartado las gomas por lo estrecho del inicio y porque el rampón empezaba inmediatamente e iba a ser difícil). El tema es que claro, los boxes son estrechos y delante de mi hay un triatleta corriendo con las calas al que no puedo adelantar, con lo cual he hecho el pringao, ni voy rápido, ni me he puesto las zapas.
        Al final me toca ponerme las zapas agarrando la bici con una mano.

        Salimos como podemos, rampón de escándalo, todo metido 39*25. Adelanto a mucha gente que va superatascada, mucha gente ha hecho mal lo de las gomas, algunos pierden las zapatillas, vuelven a intentar montar en plena cuesta, difícil....
Cuestón de salida

        Llegamos arriba y empieza la bici de verdad. Adelanto a gente de decenas, buen ritmo. Llegada al circuito a dos vueltas en el km. 15, el asfalto mejora y la anchura para rodar es terrible, sigo adelantando, velocidades altísimas, voy genial. En la segunda vuelta, sería el km. 55 calculo, me veo engullido por un grupo, me adelanta uno, me asoma otra rueda "qué raro me digo". Miro hacia atrás y veo que estoy como en un grupo amplísimo de unos 20 triatletas dispersos, como que no chupan, pero no puede ser así, porque de otro modo no habrían llegado a la vez todos, además hasta el momento no me había adelantado casi ni dios.
        Aquí me desconcentro, hago esfuerzo por no seguir estelas de otros triatletas del grupo, es una situación ridícula, al final acabas yendo más lento, te dejas caer, guardas distancia... a los pocos kms. llega un juez en moto, que viendo el tema, no se nos despega, vigilando, la situación es rocambolesca, todos rodando en una especie de grupo disperso separados entre nosotros por varios metros laterales y frontales, gracias a la anchura de la calzada.
        Pronto llega el segundo avituallamiento y entre que la gente aminora para avituallar y que hay una rampa en subida, la especie de grupo de deshace, unos van para delante, otros para detrás. El caso, es que desde entonces a rodar concentrado de nuevo. A partir de aquí el viento se hace notar, parece que siempre da en contra. Pensando en coger de nuevo el tramo de enlace con viento a favor; pues no, si a la ida daba en contra, a la vuelta también, joooooooder, ha cambiado la dirección del viento. Son los 15 kms. más duros con diferencia, viento en contra y la media bajando. Trato de regular y de no agotarme en exceso que luego hay que correr.
        Al final llego a boxes y veo que llevo 3 horas 15 minutos, así que me digo que si hago una media maratón a algo menos de 5min/km terminaría en sub 5horas.
        Me pongo a correr con intención de ir descansado, fácil, hacer la segunda vuelta más rápido que la primera. Pronto los escalones, empiezo a subirlos corriendo, pero veo que voy igual de rápido que los que van andando, así que a andar, no tiene sentido desgastarse. 
Los famosos escalones

        El rampón posterior sí lo subo bien corriendo, mucha gente anda. Bajada rapidísima y vuelta al llano. Aquí coincido con Eritz del Arena Alicante, al que conocí en Sueca y nos ponemos a hablar y a rodar juntos, charleta que charleta, vamos a 4.48 de media y fácil, mucha gente nos comenta que qué coño hacemos hablando, que le demos caña.. jajajajaja...
         Pronto veo a Marta que está en esta zona haciéndonos fotos. Un besito para ella que me aguanta en esta afición mía.

        Seguimos fácil como a 4:45 hasta el km. 15. El tema es que a partir de ahí no me encuentro muy fresco con lo cual mi intención de tirar más rápido la descarto y le digo a Eritz que tire, él se va. Me paro a mear, pero cuando me pongo a correr, no ando muy allá. Los peores kms., lento, la arena de playa muy mal, los tramos de tierra mal.
La arenita
Aquí ya vislumbraba la meta y apreté

        Pillo una naranja en un avituallamiento y algo de agua y me vienen fuerzas. Vuelvo a rodar por debajo de 5 el km. Me encuentro con algún otro conocido, Ramón de Marlins... De aquí a meta viendo que iba a hacer sub 5 horas vuelvo a ir más rápido.
Entrando en meta

Finalmente el tiempo oficial 4 horas 59 minutos y 14 segundos, aunque mi reloj midió 30 segundos menos (qué más da), puesto 215 de la general masculina y 61º en el grupo de edad 35-39.
Conclusiones positivas en esta búsqueda de sensaciones para el gran reto del año, el Ironcat. Natación correcta y tranquila, buen parcial de bici (el 155 a 33.5 km/h, aunque en realidad el cuenta de la bici me marcó casi 35 km/h) y un poco flojo el final de la carrera, pero quizás debí comer más. Tampoco fatal. La media maratón en 4.52 el kilómetro, lo firmo en Ironcat, jajajaja.....

El postmeta fantástico, bebida, fruta, batidos y paellote de escándalo, además por supuesto del tradicional abrazo de Ximo, el organizador de la prueba, un número uno el tío.
Paellote
Poco más que contar, las sensaciones muy buenas, resaltar que me encuentro muy recuperado, esa misma tarde estaba muy bien, ya de viaje a Madrid.
Últimas tres semanas y al lío.


domingo, 8 de abril de 2012

Duatlón Larga Distancia Sueca 2012

Antes de llegar a este primer gran test de la temporada, me remonto al fin de semana anterior, donde rodé 90 kms. con todo el material de carrera a ritmo de competición (34 km/h). Todo salió perfectamente, 3 vueltas al bucle Soto del Real - Cerceda - Soto del Real. Buenas sensaciones y a gusto con el ritmo.
Llego a casa y dejo la bici con normalidad, el miércoles pretendía probar dos tres saltos a la bici como entreno de la transición, pues era la primera vez que iba con la cabra, aunque no podía ser muy distinto de la bici convencional.
Cuando cojo la bici, veo que el tubular está pinchado, joder debí pinchar al final del entreno y no me dí cuenta, justo el día antes de marcharme, con poco tiempo, mucho que hacer, maletas y tal... nunca había cambiado un tubular. Localizo el pinchazo, despego tubular y pruebo con el líquido sellante tufo; pinchazo arreglado, funciona. Coño qué bien.
Hago las transiciones y sin mayor novedad, correr, quitarse la zapas, salto a la bici y meter los piés, quitar las gomas... Todo correcto.
El sábado por la mañana parto a Sueca, con tiempo, desde Benicassim donde iba a pasar toda la Semana Santa.
Dorsal, coloco la bici, caliento un poco y estoy preparado, con ganas de hacerlo bien.
Los boxes muy coquetos y bien organizados

Lo primero que veo que va a ser jodido es el calor, sólo con el calentamiento sudando muchísimo en la línea de salida, a mi compañero de equipo Luismi hasta le dió un pequeño vahido antes de arrancar. POOOOOOOOOOOOO. Salida.
En segundo plano, de los primeros en la salida cuando se presenta a los duatletas locales

Ritmo de 4 el km. lo que pretendía, fácil, sin forzar, me encuentro bien. Primer parcial 40' según lo previsto.
Primer parcial 40'
Llego al box y salgo con la bici. Aquí empiezan los fallos de amateur, al saltar sobre la bici, se engancha el calcetín derecho en los dientes del plato, desequilibrio y una zapa al suelo. No pasa nada, me bajo, dejo la bici bruscamente contra la valla, saco las zapas, me las pongo y a rodar.
Poniéndome las zapas por paquetón
Cuando empiezo a rodar, algo no va bien, voy frenado, la rueda trasera roza en el cuadro. Me paro a los 20 metros para ver qué pasa.
Algo no va bien, la rueda roza en el cuadro
Me paro y efectivamente compruebo que la rueda roza en el cuadro, trato de colocar la rueda, pero no lo consigo. No lo entiendo, la última vez que probé la bici iba bien. Pienso que habrá sido del golpe de la bici contra la valla al dejarla para ponerme las zapas, que haya desplazado la rueda.
El caso es que vuelvo a montar pensando que roza poco y que se arreglará sólo, ni de coña. Vuelvo a parar, me está pasando hasta el apuntador, pienso hasta en retirarme porque estoy perdiendo una minutada y no soy capaz de poner la rueda, una y otra vez la saco, la pongo, la aflojo, la hago rodar, hasta que al final pienso, coño, sólo hay que retrasarla un poco. Las cabras suelen tener un carril en el cuadro para colocar la rueda más o menos adelantada. Lo hago, la retraso un poco y ya está. Qué jilipollas, qué pardillo...

Me pongo a rodar con una rabia de cojones, debo ir de los últimos, sino el último. Según los cálculos que he hecho perdí entre 7 y 10 minutos.
Ruedo a tope, pasando a gente contínuamente, el circuito es totalmente llano y el viento es débil, pega por todos lados porque la dirección del recorrido va cambiando, pero suavemente.
Rodando con la bici
Hasta el final sigo pasando a gente, voy con el pulso un poco alto para la bici, pero bueno había que apretar por la cagada mecánica. Me alimenté bien con lo que llevaba y cogí en los avituallamientos lo que tenía previsto.
Punto de giro para empezar una nueva vuelta
El caso es que llego a boxes con una media según el Garmin de 34.4 (es la real, pues le dí al lap justo después de colocar bien la rueda, porque antes con el follón de la transición y las sucesivas cagadas, se me olvidó). El cuenta de la bici marcaba 34.0 km/h por los parones y arrancadas iniciales y la clasificación final 32.27 km/h, con lo que calculo en 10 minutos la pérdida de tiempo. Vaya tela.

Me pongo a correr. Mi intención era correr a 4.30 si andaba normal, 4.45 si no andaba muy fino y 4.15 si andaba super, pero sabía yo que tras la bici que había hecho, esto no iba a ser posible. Además el calor que hacía tenía que pasar factura.

Los primeros kilómetros voy a 4.30, 4.35, bien, liviano, pero pronto me doy cuenta de que no voy a aguantar, voy bajando, me noto con pocas fuerzas, con una zancada poco eficiente, muy corta y empiezo a pensar sólo en los avituallamientos. El primer 10.000 lo hago como a 4.50, mal, pero digno. Los últimos 10 kms. un calvario, el panorama es desolador, mucha gente andando, estirando, retirándose, calor importante, ni una puta sombra... y empiezo a andar en los avituallamiento para beber, comer, gominolas, naranjas, etc... corriendo a ritmos muy lentos por encima de 5 el km. Los últimos 5 kms. con dolores plantares que ya tuve el algún entreno largo y que aparecieron por primera vez en la maratón de Castellón. Hay que verlo.

Viendo cómo está el tema, me marco el objetivo de hacer sub 5 horas y voy controlando el ritmo. Tanto lo controlo que llego a meta sólo con dos segundos de margen. 4 horas, 59 minutos y 58 segundos, con el correspondiente sprint final en el puesto 73.
Entrando en meta

En meta, masaje, paellita y cerveza. Recoger los trastos y para Benicassim algo más de una hora de coche.

CONCLUSIONES: Pues hay que sacar conclusiones positivas siempre a pesar de lo acaecido. De todo se aprende, fundamentalmente de los errores, para tratar de que no vuelvan a pasar. El hacer la bici a más de 34 km/h no me lo planteaba ni yo. Veo que estoy fuerte con la bici, sobre todo para los pocos kms. que he hecho y para haber estado casi 5 meses (finales de julio a finales de diciembre) sin tocarla. Eso sí hay que controlar, si no te quieres bajar a correr destrozado.
Otra conclusión que hay sacar es que hay que probar el material (me refiero a la bici) la misma mañana antes de usarla, para que luego no pase lo que pasa.
Respecto a mi ritmo de carrera, los 20 últimos kms., no puedo estar contento claro, a unos ritmos lejísimos de los que soy capaz, pero lo achaco al haberme exprimido demasiado en la bici, a la primera competición larga del año, el calor y a las pocas ganas de sufrir de verdad (fui muy bajo de pulso).
Finalmente, podía haber ganado unos 10-12 puestos si no hago el pardillo con la bici, pero en definitiva da igual, era un test. El objetivo está por llegar y si tenía que pasar que lo hiciera ahora. No volverá a pasar, eso seguro.

Respecto de la prueba en sí, espectacular. Boxes, muy coquetos, amplios, avituallamientos magníficos, los voluntarios un 10, música, la chavalería dando esponjas en carrera, masaje larguísimo en meta, paella final, cervecita y una bolsa del corredor correcta. No se puede pedir más. Si alguien se lo piensa para un año, que se anime. Algún día volveremos al marjal valenciano.
Salu2.