lunes, 27 de junio de 2011

Travesía Valle de Iruelas (5.000m o más)

No sé como me inscribí. Un tipo que hacía año y medio no hacía dos largos de piscina. Supongo que fueron dos cosas, el buen tiempo y las buenas sensaciones que me dejó el sector de natación del Ecotrimad y el dar un nuevo espaldarazo a mi confianza nadando esta larga distancia de cara a si algún día me animo a prepara un Ironman.
Ya en el pantando del Burguillo, podías nadar con o sin neopreno (importante, nadé con él claro), un circuito de ida y vuelta, ancho, sin pérdida, desde las Cruceras hasta el puente y vuelta pasando por debajo de él.
Desde el inicio buen ritmo y buenas sensaciones nadando en la parte trasera de un grupo. Al dar la vuelta, el grupo va más rápido y yo tras ellos, pero ese aumento de la velocidad hace que vayan dando bandazos y me doy cuenta de que vamos haciendo eses.
Cuando ya tengo claras referencias y veo relativamente cerca la llegada, me olvido del grupo y nado recto hacia el arco. El final parecía cerca, pero se me hizo largo. Al llegar me sentí feliz, muy feliz por haber nadado más de 5 kms. en aguas abiertas y encima a un ritmo fantástico para mi nivel.
Tiempo: 1h34'45''
Saliendo del agua

jueves, 16 de junio de 2011

Cicloturista Alberto Contador (150 kms.)

Mi primera carrera cicloturista; tenía ganas la verdad. He de decir que desde hago triatlón, la disciplina que más me ha sorprendido para bien es la bici. Qué bonita es, me encanta ir por nuevos lugares, ver parajes, compartir grupeta, conocer Madrid, luchar en los momentos malos encima de la flaca.
Pues eso, que tenía ganas de ir a una cicloturista.
Fui con mi amigo Cifu, compeñero habitual de entrenos y no habíamos planeado gran cosa, en principio ir juntos. Desde la salida la gente sale fuerte, vamos avanzando para no quedarnos muy atrás y beneficiarnos de ir en grupo.
Hasta mitad de carrera a una media considerable de 33 kms/h. En esos momentos decidí dejar a Cifu, que iba descolgándose en todos los repechos y coger mi ritmo. No había subidas considerables, pero sí repechos largos de los que dejan las patas al Jerez. Opino que los puertos, por esperados, desgastan menos que un contínuo sube y baja. Algo de viento, pero iba dando relevos con un grupo de 3-4 en la zona de Villaconejos hasta que pillamos un grupo más grande. Allí nos refugiamos, pero las fuerzas empezaban a flaquear y en un repecho de los largos antes de llegar a Chinchón, me descuelgo.
Deseando que llegara el avituallamiento del 110 iba como podía. Cuando llega, a mi que no me va mucho la sandía, engancho dos rajas sin pensármelo y del bocado, qué fresca, jajajajaja... un par de bebidas y tirando milllas.
Cuando me iba bebiendo el Nestea que había enganchado tranquilamente por zonas de bajada, me sentía fenomenal, señal de que estaba vacío, vacío.
De ahí hasta el final, más o menos sólo, no mal de fuerzas, pero con bastantes molestias en el culo y en la espalda, señal de que no estaba acostumbrado a tales kilometradas.
Bonitos parajes y gran organización.
Llegué a meta en 5h06'57'' paradas en avituallamientos y algún cruce incluídas, casi a 30 kms. hora.
En meta, sorteo de regalos, cascos, cuadros, pedazo de paella y avituallamiento final, con Alberto Contador siempre presente haciendo de maestro de ceremonias.
En un impás fuimos a tomarnos un buen ganado gintonic con Cifu, qué rico.
Altamente recomendable esta carrera.
Volveremos.
El paellote

Los dos Albertos en meta